in

Tetsuya Ishida: ¿Quiénes somos?

«Pubescencia» (2004)ARTE

Desde el Palacio de Velázquez, el japonés Tetsuya Ishida, representante de la generación perdida, subraya el concepto de alienación humana

¿Con qué imagen, con qué figura, puede el arte representar hoy a los seres humanos? Esta cuestión abierta, en tiempos de incertidumbre e indeterminación, constituye el núcleo de la exposición del artista japonés Tetsuya Ishida (1973-2005). Ishida falleció poco antes de cumplir 32 años, y su actividad artística se desarrolló básicamente entre 1995 y 2005, en un período de unos diez años. Su obra empezó a alcanzar proyección internacional con su inclusión en la Bienal de Venecia de 2015, comisariada por Okwui Enwezor.

En esta interesante muestra se reúnen setenta pinturas y dibujos, que se complementan con ocho cuadernos, a través de los cuales podemos apreciar su sensibilidad directa y desgarrada. El propio Tetsuya Ishida indicó: «Retratos de otros. Al principio era un autorretrato. Intenté reflejarme a mí mismo -mi fragilidad, mi tristeza, mi ansiedad- como una broma o algo divertido sobre lo que reír. Transformarme en objeto de risa, o de más tristeza».

Su punto de partida es, en efecto, la imagen propia, el autorretrato, pero esa imagen se proyecta y distorsiona en el espejo de los otros, y también en las máquinas, los insectos y las cosas que nos rodean. E incluso va y viene en el curso del tiempo, desde lo que se es a lo que se fue en la infancia, en la adolescencia.

Ishida plasma una vida joven envuelta en recubrimientos e incertidumbres, y lo hace pintando, en cuadros en los que predominan los colores vivos del acrílico, a los que lleva el lenguaje inmediato y actual de la ilustración gráfica, en un eco directo del anime japonés. Es una plástica naíf, ingenua, que lleva dentro de sí una interrogación profunda sobre la identidad humana en la época del capitalismo y de las máquinas envolventes.

Lo que vemos en sus obras es un toque de campana visual que nos habla del carácter evanescente de nuestros cuerpos. Todo se rige por un sistema de dominación -capitalismo+máquinas-, que nos convierte en signos de marcas comerciales, en meros resortes de producción y consumo masivos. Lo que «somos» lo vemos a través de sueños-pesadillas, o a través de los giros del recuerdo: nuestros cuerpos se fragmentan y dispersan.

El resultado es una hibridación continua: nos vemos en las imágenes del hombre-insecto, en las del hombre-máquina… Y nuestros cuerpos a veces se convierten en cosas, en objetos de uso material, como el cuerpo-lavabo o el cuerpo-calefactor. Este último aspecto es relevante desde el punto de vista de la memoria artística: los cuerpos en la pintura de Tetsuya Ishida nos hablan también de una hibridación con los ready-mades, con los objetos e imágenes ya hechos que nos rodean y prolongan.

Convertido en un insecto

Todo esto empezó hace ya tiempo. La hibridación envolvente de Ishida me lleva, inevitablemente, al inicio de La metamorfosis, de Kafka (1915), cuando al despertar de un sueño terrible Gregorio Samsa se encuentra convertido en un monstruoso insecto. En el caso de Tetsuya Ishida, estamos ante una obra que brota de la ilustración gráfica para establecer un diálogo con la pintura. Más allá de lo narrativo, Ishida nos habla en un lenguaje visual directo, en un lenguaje de hoy, sobre problemas y cuestiones centrales también de hoy. El núcleo es la pregunta sobre la identidad: «¿Quiénes somos…?». El artista procura desplegar en las respuestas visuales lo que se nos oculta y no vemos.

«Cinta transportadora de personas» (1996)

Tetsuya Ishida

Autorretrato de otro. Palacio de Velázquez (MNCARS). Madrid. Parque del Retiro, s/n. Comisarios: Manuel Borja-Villel y Teresa Velázquez. Hasta el 6 de septiembre.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Roca Rey: «La magia del toreo surge cuando estás dispuesto a morir»

Griezmann se va del Atlético