in

Realidad social y nuevas tecnologías

La implantación acelerada de las nuevas formas de relacionarse el ciudadano con los diversos estamentos del Estado, así como con distintas entidades públicas y privadas, no ha tenido en cuenta que una parte muy importante de dicha ciudadanía no tiene, por diversas circunstancias, ni conocimiento de las nuevas tecnologías ni aparatos informáticos propios. A estas personas se les obliga, por ejemplo, a utilizar cajeros automáticos para cobrar su pensión o para ingresar pequeñas cantidades en sus cartillas. También es obligatorio pedir cita previa por Internet para muchas gestiones a realizar en organismos públicos. Estamos hablando, sobre todo, de personas mayores sin conocimientos de las técnicas avanzadas, pero también de personas inseguras, de personas con dificultades para moverse, etcétera. Seamos más humanos, más respetuosos con todos aquellos que no se sienten tan cómodos ante los cambios. Seamos más amables, menos exigentes y más realistas. Todos los avances técnicos serán valorados y bienvenidos si respetan a las personas, sin dejar a nadie atrás.

Ángel Alonso Pachón. Getafe (Madrid). 

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Los sicofantes y la cicuta

Casi medio millón de hogares se quedan sin bono térmico por no haberlo solicitado a tiempo