in

Legítimo Orgullo

Secularmente, como una maldición, las personas del colectivo LGTBI han sido maltratadas, despreciadas, deslegitimadas, perseguidas, encarceladas e incluso asesinadas; y en algunos lugares del mundo lo siguen estando en nuestros días. Hoy proclaman su victoria, esa victoria que ha dado luz a sus casas, a sus guardarropas. Esa victoria ganada con sangre, sufrimiento, lágrimas y amargura. Victoria en la batalla en las tierras difíciles y complicadas de las familias, en los centros educativos, en los lugares de trabajo, en las avenidas y en las callejuelas. Y la proclaman desfilando con alegría. Hoy despliegan sus banderas y marchan en multitud liberada, alegre y festiva. ¡Se lo merecen! Aunque haya bocas negras que los sigan señalando, aunque existan salvajes educados en el desprecio y la dentellada; este orgullo, este legítimo orgullo, es ya imparable. ¡Feliz día, queridos y orgullosos hermanos!

José Antonio Martínez Lamoca. Madrid

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Peridis

La subida de tipos sobrevuela a Lagarde