in

Las tecnológicas rebotan pero, ¿se prolongará su remontada?

Algunos analistas advierten de que las acciones han corrido mucho y consideran que las mejores opciones son las más defensivas

El Nasdaq 100, desde los mínimos que marcó el 24 de diciembre pasado, ha llegado a recuperar casi un 20% hasta las dos o tres últimas sesiones en que a las Bolsas se les volvió a complicar su andadura. Es un poco más de lo que ha conseguido ganar el Dow Jones en el mismo periodo (16,5%). Beatriz Catalán, de Ibercaja Gestión, explica que el repunte tecnológico obedece a que los recortes previos se habían apoyado en miedos injustificados a una entrada en recesión inminente, lo que llevaría a una paralización total del consumo de semiconductores.

Las ventas también habían encontrado motivación en el recrudecimiento de una guerra arancelaria que afectaría con dureza a las compañías tecnológicas. «Pero en enero la hostilidad tarifaria se ha relajado con las conversaciones que han emprendido China y EE UU. Y las compañías, aunque han estado publicando guías cortas, éstas no han sido tan bajas como se temía», explica esta analista.

Eduardo García-Argüelles, de GVC Gaesco, explica ese repunte tecnológico por las presentaciones de resultados. «La temporada de rendir cuentas ha hecho que los inversores se dieran cuenta de que los fundamentales del sector no eran tan malos como inicialmente pensaban», añade Brice Prunas, de Oddo BHF AM.

Jeremy Gleeson y Tom Riley, gestores de los fondos de robótica y de economía digital de AXA, añaden a los factores anteriores el tono más cauto de los bancos centrales¡ y creen que la buena evolución del sector puede seguir. «Pese a que la geopolítica y un sentimiento más débil se encuentran en la primera línea de las preocupaciones de los inversores -coinciden-, los fundamentales de los negocios siguen siendo fuertes».

Factores de riesgo

Otros analistas son más cautos, como Ignacio García, de A&G Banca Privada: «El movimiento ya está hecho. Ahora falta por confirmar que las cifras reportadas se soportarán a lo largo del año, a pesar de la ralentización económica». Prunas coincide: «Para que continúe este 'rally' de las tecnológicas, necesitamos que las empresas cumplan sus promesas de un crecimiento secuencial a lo largo de todo el ejercicio».

Hernando Lacave, de Dif Broker, advierte de que hay factores de riesgo a tener en cuenta: «El mayor es que se incremente la tensión comercial entre China y EE UU». También recuerda que aún quedan resultados por hacerse públicos. Y añade, como posible catalizador positivo, que el menor crecimiento del gigantes asiático haga reaccionar a su banco central, pues tiene un gran margen de maniobra para lanzar incentivos, y ello puede impulsar la demanda del país por los bienes tecnológicos.

Catalán señala que el sector ha corrido mucho y considera que lo mejor sería salirse: «Nos encontramos en una fase tardía del ciclo y, ante cualquier mal síntoma, las cotizaciones sufren. Este año va a ser flojo en ventas y los resultados no van a ser tan brillantes. No sabemos en qué va a acabar el conflicto entre China y EE UU, y es mejor protegerse un poco». Sostiene que lo mejor es tener exposición a subsectores que dentro de la tecnología suelen sufrir menos en tiempos de desaceleración, como el 'software' y la consultoría.

Johannes Jacobi, de Allianz GI, coincide en que la selección de acciones será imprescindible para capturar los beneficios de la oportunidad que supone la inteligencia artificial y la transformación digital, sobre todo en un momento de alta volatilidad y dispersión en los retornos.

¿Qué valores?

García-Argüelles añade: «La tendencia del Nasdaq es alcista, pero subió demasiado en poco tiempo, así que por ahora nos mantendríamos al margen, a excepción de valores concretos». Este analista optaría por compañías acíclicas y defensivas. Como señala Prunas, «los subsectores tecnológicos cíclicos (semiconductores, hardware) han sido los ganadores de este 'rally' de enero».

Lacave señala que además de haber subido con más fuerza en las últimas semanas, los fabricantes de semiconductores son más vulnerables a los cambios de demanda y a los riesgos, por lo que buscaría empresas de 'software' y de servicios en la nube. Gleeson y Riley sí ven oportunidades en los semiconductores, debido a que cuentan con la demanda del creciente universo robótico; un ejemplo de ello sería Xilinx.

Pero estos dos gestores también ven oportunidades en los servicios tecnológicos: algunas compañías relacionadas con estas actividades han transformado sus modelos de negocio para pasar de basarse en las licencias a hacerlo en las suscripciones, lo que les ha llevado a convertirse en servicios en la nube. Y una de las empresas de este universo que les gusta es Zendesk. El gestor de GVC Gaesco tambiéen da algunos nombres de firmas internacionales que prestan servicios en la nube: la británica Iomart o la holandesa Interxion. Además, le gusta Cellnex.

Pistas de los resultados

El gestor de GVC Gaesco ha analizado varios resultados y de ellos ha sacado conclusiones. Por ejemplo, comenta que en Alphabet choca el aumento de los costes por los nuevos desarrollos y, por eso, preferiría compañías como Amazon y Microsoft. Mientras, se mantendría fuera de Netflix y de Facebook. Gleeson y Riley, respecto a Apple, comentan que siguen siendo positivos con sus perspectivas, dado su historial superando malos momentos y la fortaleza de su negocio de servicios.

Peter Choi, de Quality Growth, coincide con las ideas anteriores: «Aunque algunos de los mayores rebotes se han producido en compañías cíclicas, creemos que empresas con potencial de crecimiento estructural pueden hacerlo mejor en el largo plazo. Amazon y Microsoft son buenos ejemplos, ya que se benefician del vuelco de información en la nube, una tendencia que está en sus fases iniciales». También le gusta Alphabet, «ya que Google sigue siendo indispensable en un mundo en el que se incrementa la información».

Negocios predecibles

Javier Ruiz, de Horos AM, afirma que compañías como Alphabet, Baidu (su comparable en China) o Naspers (dueña del 31% de Tencent, la plataforma líder en distribución de videojuegos y dueña de Wechat) cuentan con un elevado potencial de revalorización para los próximos años, gracias a sus ventajas competitivas y futuros crecimientos de ingresos. Ruiz explica, asimismo, que no invierte en compañías cuyo negocio o industria no sea capaz de visualizar para los próximos años: «Siendo un sector tan cambiante, nos centramos en aquellas compañías que cuenten con posiciones de liderazgo históricas y situaciones de mercado de monopolio creados por el propio usuario».

Carlos Camacho, de Caja Rural, utiliza como criterios de inversión la generación de flujo de caja libre, que ese movimiento sea elevado respecto a su capitalización y que, a la vez, tengan una política de remuneración al accionista creciente. Las principales posiciones del fondo que gestiona son, para él, Apple, Google, Microsoft, Amazon y Samsung.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Las cotizaciones suben este año para compensar la ralentización del empleo

«El jardín de los cerezos», el canto del cisne de Ernesto Caballero en el CDN