in

La modernización de la ciudad

La gestión pública orientada a mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos exige, en ocasiones, la adopción de medidas que, en beneficio de la colectividad, puedan ser contrarias a los intereses de ciertos grupos políticos, sociales o económicos. Aun con todo, las decisiones han de adoptarse. Desde la convicción de que la ciudad es para el ciudadano, no se puede obviar que sus viarios tienen una estructura rígida. En las calles no caben más coches, ni tanta contaminación. Los costes energéticos y medioambientales del automóvil aconsejan el uso del transporte colectivo. La racionalización del tráfico y la peatonalización de nuestras calles siempre es buena para los ciudadanos. La movilidad de las personas debe estar al margen del debate político. Todos han de cooperar en la construcción de un pacto. Nunca opiniones endebles, partidistas, exageradas y, por tanto, rechazables.

Fidel Ángulo Santalla. Villanueva de la Cañada (Madrid).

 

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Sciammarella

La UE destaca «la rentabilidad y liquidez» de la banca española