in

Koepka doma a la bestia, Tiger cae en la trampa

El recorrido de Bethpage muestra su dureza en el inicio del Campeonato de la PGA

Que el Bethpage Black Course de Nueva York es cosa seria tardó en descubrirlo Tiger Woods un solo golpe. El primero de la primera jornada de este Campeonato de la PGA, el segundo grande de la temporada. La bola del Tigre voló ladeada desde el tee del 10 —el primero que le tocó jugar— y aterrizó de primeras en el rough, lo que en este campo significa caer en la casilla de peligro. El pierde turno está garantizado, y ya probó Tiger que en ocasiones el castigo se multiplica hasta llegar a green y dar dos putts: doble bogey.

Woods arrancó en primera y cuesta arriba el camino que pretende recorrer hacia su 16º grande. Bethpage no es Augusta, el campo que podría jugar con los ojos cerrados, cuyo mapa tiene grabado en el cerebro. Este es un recorrido largo y duro con trincheras a los lados que no hace prisioneros. Woods tuvo que apretarse el cinturón primero para escapar vivo y luego para intentar un golpe sobre la mesa que se quedó en un amago. Cuando parecía que retomaba el camino (birdie en el 15), se hundía otro poco con un nuevo y doloroso doble bogey (¡dos en ocho hoyos!) en el par tres del 17.

Con tres arriba acabó Woods la primera vuelta. ¿Hundido? ¿Derrotado? No si es Tiger, y menos este que ha vuelto de las tinieblas. ‘Aquí estoy yo’, vino a decir el estadounidense. Con 43 años y a la caza del récord de 18 grandes de Jack Nicklaus, no está para perder ni un segundo. Y ahí fue: birdie, birdie, par y eagle fue la secuencia entre los hoyos 1 y 4, los primeros de su segunda vuelta, para bajar del par y asomar un rato la cabeza. Era Tiger contra el monstruo del campo, que no había dicho su última palabra, claro. Ahí esperaba el monstruoso par cuatro del hoyo siete, nada menos que 524 yardas, 479 metros, que obliga a sacar el driver de la bolsa. Por ahí pasó Tiger mareado de tanta curva y cargó con otro bogey, tres en los cinco últimos hoyos para cerrar el día con +2. 

La misma medicina que Woods la probó también de sopetón Sergio García. Bogey en el dos y bogey en el tres para comenzar con mal pie el que debía de ser el grande del borrón y cuenta nueva. En Nueva York cumple 80 torneos del Grand Slam consecutivos, una medalla a la regularidad. Ni una lesión ni un bajón de juego ni una pérdida de apetito competitivo han privado al castellonense de estar en la salida de un grande en 20 años. A las buenas y a las malas, como es el caso. Después de seis cortes fallados consecutivos en las mayores citas, su peor racha histórica, tendrá que sudar para no llevarse un séptimo suspenso porque acabó con +4, el último bogey con el último golpe.

Siete bajo par

Quien no entiende de campos duros ni da un paso atrás en Brooks Koepka. El caso de este estadounidense de 29 años es para hacérselo mirar. El chico tiene más grandes en su palmarés (tres: dos US Open y el PGA del año pasado, que ahora defiende) que otros torneos del circuito estadounidense (dos). “Es que a veces es más fácil ganar un grande que un torneo de la PGA”, dice como si nada quien se propone como meta llegar a los 10 majors.Es presentarse el cartel de un campeonato del Grand Slam y ahí está Koepka como un valor seguro, con tal confianza en su juego que a veces parece que ya sepa que va a ganar, como si se creyera el mismísimo Nicklaus. 

En la apertura de este PGA que más bien parece un US Open por su dureza, y mientras muchos golfistas se encogían ante un campo que se levantaba como un muro, Koepka fue un gigante: ni un bogey, ni un fallo, y siete birdies que le auparon a lo alto de la tabla con mucha ventaja, nada menos que cuatro golpes de renta sobre Tommy Fleetwood (-3), con la jornada aun sin concluir. Unos apenas sobrevivían. Koepka volaba. 

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Nadal esprinta en el maratón

Roglic cede la maglia rosa del Giro y hace feliz a Italia