in

Industria cree que no se puede prescindir de los coches diésel y gasolina a medio plazo

prescindir de los coches diésel y gasolina a medio plazo />

Reyes Maroto considera que estos modelos «aún tienen mucho que decir» a pesar de la intención de prohibir su venta en 2040

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha hecho un alegato a favor de los automóviles de combustión, como los que funcionan con gasolina y diésel, al considerar que «aún tienen mucho que decir» y que el mercado automovilístico se encuentra actualmente en un contexto en el que no puede prescindir de ellos.

Maroto ha realizado estas declaraciones en el Congreso de Faconauto (la patronal de los concesionarios de coches) que tiene lugar en Madrid, donde ha recordado que los fabricantes han logrado una «mejora sustancial» en cuanto al nivel de emisiones de los nuevos propulsores diésel y gasolina, por lo que, «sin duda», continuarán en el mercado. La titular de Industria ha mostrado siempre más reticencias a la posibilidad de que se prohíba su venta a partir de 2040, cuando solo se comercializarían los modelos eléctricos, por los efectos que tendría entre los fabricantes instalados en España.

La ministra ha indicado que «la clave es el rejuvenecimiento del parque móvil, incentivando la compra de vehículos nuevos, equipados con motores tradicionales o nuevas tecnologías. Lo importante es optar por los vehículos que estén en sintonía con los grandes desafíos». Estas consideraciones llegan después de que el borrador de la futura Ley de Cambio Climático estableciera 2040 como el año del fin de las ventas de motores de combustión. En su momento, Maroto instó a trabajar con tod el sector para evitar un impacto laboral y económico de esta medida.

Un plan de incentivos

Los concesionarios de automoción ven en el sistema de ayudas que está ultimando de perfilar el Gobierno Vasco como la «espita» que les permitirá conseguir que esa inyección económica por la compra de un coche se extienda por todo el territorio. Así lo ha manifestado el presidente de Faconauto, Gerardo Pérez Giménez, quien ha instado al Ministerio de Industria a «tomar esa misma medida» y a hacerlo «sin complejos» en referencia a las condiciones flexibles que se incluirán en ese programa de estímulo de la automoción.

Aunque el Plan Renove de Euskadi aún no está aprobado, la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, ha anticipado qeu su departamento trabaja en un plan de ayudas que alcanzarán los 2.000 euros por vehículo nuevo vendido, independientemente de la tecnología que utilice, ya sea eléctrico, híbrido, gasolina o diésel. Ese es el modelo que están «aplaudiendo» desde la patronal de los concesionarios, donde recuerdan que el germen de los planes de ayuda, cuya última versión ha sido el PIVE, fue un sistema de ayudas específico de Navarra, que después se extendió a toda España.

Gerardo Pérez ha recordado que el problema son los 15 millones de vehículos con más de 10 años de vida que aún siguen circulando por las calles y carreteras. «Son los más antiguos, los que más contaminan y los que hay que mandar achatarrar pero con sentido de justicia», ha explicado, al apuntar que muchos conductores no pueden hacer frente a la adquisición de un vehículo. «Las tecnologías en el futuro van a ser compartidas, no va a haber una que prime», ha expresado durante su intervención en el Congreso de Faconauto.

El presidente de la patronal de concesionarios ha matizado que no están pidiendo un plan de ayudas, sino «de incentivación» para lograr la descarbonización de la economía que busca el propio Gobierno. Y ha afirmado que solo en enero «se han vendido los mismos coches nuevos que los de más de 15 años de segunda mano». «Es algo inasumible», ha indicado.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

El Eurogrupo rechaza el riesgo de recesión pero asume que debe reaccionar con más brío

Man Ray: el objeto es el sujeto