in

España refuerza su posición en los mercados financieros tras relajar Bruselas el control de su déficit

Después de una década, la UE formaliza el fin de un procedimiento disciplinario que «permite encarar el futuro desde un marco más positivo», subraya Calviño

Ya es definitivo. Los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (UE) confirmaron este viernes que España queda liberada del mecanismo de control más riguroso que tiene Bruselas sobre las políticas fiscales nacionales al haber conseguido encauzar su déficit y situarlo por debajo del umbral de alarma del 3%. El Ecofin ha atendido sin divergencias la recomendación sobre Madrid que lanzó la Comisión Europea la semana pasada validando el final de un proceso que se activó en 2009, que ha tenido cuatro ampliaciones, y al que se da carpetazo después de que los números rojos de las administraciones públicas cayeran al 2,5% del Producto Interior Bruto (PIB) en 2018 y, según las proyecciones del Ejecutivo comunitario, vayan a hacerlo al 2,3% este año y al 2% el próximo.

Los otros registros que han jugado a favor de esta decisión, como se destacó en la reunión del Consejo, fueron que el saldo estructural (ajeno a los ciclos económicos) mejoró en un 0,4 % del PIB en los tres últimos años. La deuda publica en relación al PIB se situó en 2017 en el 98,1 % y cayó al 97,1% el pasado año por «los efectos reductores de la deuda del crecimiento real y la inflación, mientras que el saldo primario es cercano a cero». Las últimas previsiones de la Comisión Europea sitúan el ratio en el 96,3% para este ejercicio y en el 95,7 % para el próximo.

«Se marca un antes y un después y eso nos permite encarar el futuro desde un marco más positivo», ha destacado la ministra en funciones, Nadia Calviño. Entre 2010-2011, en el punto álgido de la crisis del euro, se abrieron procedimientos para 24 Estados miembros. El de España era el último que quedaba sin cerrar. Aunque la UE está avanzando ahora en la dirección de abrir el mismo tipo de expediente a Italia, lo que contribuye a marcar distancias entre las dos grandes economías del sur de Europa, otorgando un plus de credibilidad a la española en los mercados financieros.

Esta misma semana, en una nueva emisión de bonos sindicados a diez años, España logró un récord de mínimos con un tipo de interés del 0,60%. La demanda rebasó los 27.000 millones de euros cuando el objetivo del Tesoro era conseguir 6.000 millones. «Más de un 86% de la demanda proviene de inversores extranjeros», precisó Calviño, «y eso confirma la enorme confianza de los inversores extranjeros en las perspectivas de crecimiento de nuestra economía y en el compromiso con la disciplina fiscal de nuestro gobierno».

Cerrado el expediente por déficit excesivo, la economía española entra en la fase preventiva del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que requiere ajustes estructurales «igual que tienen que hacerlo el resto de Estados miembros». En esta fase la Comisión Europea recomienda a España que busque un equilibrio entre ingresos y gastos para este año y el próximo con el objetivo de conseguir cuadrar una media de 7.800 millones de euros por cada ejercicio.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Sciammarella

La Administración reactiva los viajes del Imserso tras rechazar el recurso de los hoteleros