in

En el límite

Incumplir los acuerdos sobre el clima provocará millones de muertes

No vamos por buen camino. Pese al consenso mundial alcanzado en el acuerdo sobre el clima de París o los tratados internacionales sobre desarrollo sostenible, casi todos los indicadores muestran que no solo no se avanza en la protección de los ecosistemas al ritmo necesario sino que en algunos parámetros incluso se retrocede. El sexto informe de la ONU sobre Perspectivas del medio ambiente mundialadvierte de que con las medidas que se aplican no se alcanzarán los objetivos fijados. Solo en la lucha contra la contaminación en las ciudades se producen algunos progresos, pero insuficientes. Un nuevo informe revela que cada año se producen en Europa 800.000 muertes a causa de la polución, casi el doble de las que se habían estimado hasta ahora.

A diferencia de otras grandes crisis, lo que caracteriza la ambiental de ahora es la concatenación de causas con un mismo efecto devastador: la destrucción del ecosistema. Si no se aplican de inmediato drásticos correctivos al actual modelo de producción y consumo, la catástrofe, según el informe, está asegurada: se producirán millones de muertes prematuras, proseguirá la extinción de especies y los daños económicos derivados del cambio climático serán ingentes. El uso intensivo de carburantes fósiles en la producción y la movilidad está acelerando el calentamiento global. Se suceden los episodios climatológicos extremos y en la última década hemos vivido los ocho años más cálidos desde que se tienen registros. La temperatura media de la superficie de la Tierra se ha elevado ya entre 0,8 y 1,2 grados Celsius y, de mantenerse la actual progresión, en 2050 se superarán con creces los dos grados de aumento establecidos como límite en París.

El efecto combinado del cambio climático y la extensión de la agricultura y la ganadería intensivas está provocando el agotamiento de los acuíferos y la pérdida de fertilidad de las tierras en amplias zonas del planeta. El informe de la ONU prevé que la falta de agua y la inseguridad alimentaria aumentarán la pobreza y las migraciones masivas. La lucha por control de unos recursos hídricos escasos será una nueva fuente de conflicto. A todo ello hay que añadir la pérdida sostenida de biodiversidad. Entre 1970 y 2014 la población de vertebrados terrestres se ha reducido en un 60% y el número de especies en riesgo de extinción no deja de crecer. Las zonas protegidas apenas alcanzan el 15% de la superficie terrestre.

Los datos son incuestionables pero su repetición, informe tras informe, apenas tiene impacto sobre los gobiernos, atrapados en una maraña de intereses sectoriales que impiden acometer políticas de largo alcance. A día de hoy estamos lejos de cumplir los compromisos de reducción de gases de efecto invernadero. La transición energética avanza a un ritmo insuficiente y resulta muy difícil cambiar unos hábitos de consumo que nos llevan a arrojar a los mares más de ocho millones de toneladas de plástico al año. Los políticos deben saber que el incumplimiento de los objetivos ambientales se paga con vidas y que a la larga resultará más costoso que cumplirlos. El Acuerdo de París, por ejemplo, requiere una inversión de casi 20 billones de euros, pero los efectos de no cumplirlo elevarán el coste hasta casi 48 billones.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

El Liverpool se exhibe a lo grande en Múnich

Votar en Cataluña