in

Elisa Levi: «Siempre supe que mi camino estaba cerca del arte, he venido a jugarme la vida a una carta»

El selfie que Elisa Levi dedica a ABC Cultural – Darán Que Hablar

Sin perder de vista el teatro ni la poesía, acaba de publicar «Por qué lloran las ciudades», una primera novela llena de talento

¿Cuáles son sus intereses como escritora?

Por ahora me gustaría mantenerme en la narrativa y retomar la escritura teatral. Mi interés principal en mi inicio en el mundo literario es alimentar un discurso artístico y un criterio sólido para poder evolucionar y desarrollarme como creadora, perfilar mi estilo.

¿Y cómo lectora?

Tiendo a leer sin prejuicios, a dejar que el libro me invada y me ilumine de cierta forma, como la historia quiera. Cuando comento el error de leer prejuzgando, no consigo sentir nada, no llego a ninguna conmoción. Los libros con los que me he topado hasta ahora me han mostrado un camino, me han llevado hacia algún sitio reconfortante o desolador.

¿Sobre qué temas suele escribir?

Suelo escribir de temas sobre los que necesito generar un criterio. A veces simplemente son cosas que necesito ubicar en mi vida o que me generan incertidumbre. Escribí Por qué lloran las ciudades porque necesitaba reflexionar sobre el suicidio y sobre la renuncia a la vida. Escribí hace unos años una obra de teatro donde el personaje principal, una mujer trans, huía de su núcleo familiar en búsqueda de su felicidad. Intento buscar temas que me interese investigar y que me supongan un reto.

¿Dónde ha publicado hasta el momento?

Publiqué en 2016 un poemario con Espasa que se llama «Perdida en un bol de cereales» y el pasado enero salió mi primera novela, «Por qué lloran las ciudades», con la editorial Temas de Hoy.

¿Con cuáles de sus «criaturas» se queda?

Aunque existe un inmenso cariño a Perdida en un bol de cereales, tengo debilidad por Por qué lloran las ciudades, no solo porque sea mi primera novela, sino porque la creación de los personajes ha sido tan intensa y ha supuesto una búsqueda interna tan grande que estoy segura de que Ada y Denis, los personajes principales, me acompañarán en mi imaginario de por vida. Además, el equipo de Temas de Hoy son mi debilidad.

Supo que se dedicaría a esto desde el momento en que…

Siempre lo supe, mi familia también lo sabía. Siempre supe que mi camino estaba cerca del arte y de la creación. He venido a jugarme la vida a una carta, no hay otras opciones. Y hay y habrá momentos de dudas, de incertidumbres y de renuncias, pero la constancia en el trabajo despeja las angustias. Soy afortunada porque cuento con mucho apoyo y me rodeo de gente que cree en mí a veces más que yo misma.

¿Cómo se mueve en redes sociales? ¿Qué perfiles tiene?

Tengo mucho dilema con las redes sociales. Solo utilizo Instagram y realmente subo cosas cuando quiero y me apetece, no ocupan en mi vida más tiempo del necesario y eso me alivia que te cagas. Tengo Facebook también, desde hace años, ese sí que abandonado.

¿En qué está trabajando ahora?

Estoy centrada en la creación de unos personajes que me rondan la cabeza desde hace un tiempo. Me gustaría generar una segunda novela en torno a ellos. Estoy con eso y con un par de cosas más que saldrán más adelante.

¿Cuáles son sus referentes?

Son muchos y dependiendo del momento vital en el que me encuentre me apoyo más en unos que en otros, supongo que nos pasa a todos. Los libros de Duras no dejan de conmoverme nunca, la honestidad de Edouard Louis escribiendo la tomo como referente total, Pizarnik, Anne Sexton, reconozco que Baricco me conmueve mucho y que fue un referente en su momento, ahora estoy leyendo a Ariana Harwicz y va en camino de convertirse en uno de mis referentes también.

¿Y a qué otros colegas de generación (o no) destacaría?

Destacaría a Luna Miguel, a la que admiro y respeto. Y a Lucía Baskaran y Alejandra Parejo, que me muero por leer sus próximas novelas.

¿Qué es lo que aporta de nuevo a un ámbito tan saturado como el literario?

Creo y percibo que la generación a la que pertenezco aporta una honestidad cruda a través de una ligereza que se cuela por el imaginario del lector de forma directa, clara y conmovedora.

¿Qué es lo más raro que ha tenido que hacer como escritor para sobrevivir?

En mi trayectoria hasta ahora aun no me he enfrentado a nada raro y extravagante, pero soy consciente de que me tocará en algún momento. Me considero bastante resolutiva ante lo raro, lo asumiré y tiraré para adelante.

La escritora Elisa Levi –

Un cuento en un tuit:

«Dos horas y media de vuelo por delante, donde le esperaban impacientes pensamientos y emociones de todo tipo. El dolor se quedaba en tierra agitando pañuelos de tregua. En sus silencios ahora rugían bajito palabras esperanzadas. En ese instante se dio cuenta de que había iniciado la búsqueda de la felicidad».

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Martín Chirino, la espiral de la memoria

Don Winslow: «Es ridículo pensar que un muro detendrá el tráfico de drogas, y Trump lo sabe»