in

El Banco de España insiste en que la subida del salario mínimo afectará a la creación de empleo

El supervisor mejora sus previsiones para la economía este año, que crecerá un 2,4%, y anticipa que la tasa de paro baje del 12% a finales de 2021

El Banco de España no quiere enzarzarse con el Gobierno por el «error» que, según el Ministerio de Trabajo, cometió el supervisor al anticipar efectos «negativos» por la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) hasta los 900 euros, ni va a pedir perdón como apuntaban algunas voces. De hecho, la institución insiste en que los efectos de esta medida «tenderán a moderar el dinamismo del empleo en los próximos trimestres». Es una de las pocas referencias que incluye esta cuestión en las proyecciones macroeconómicas para los tres próximos años, presentadas hoy mismo.

El director general de Economía y Estadística del Banco de España, Óscar Arce, ha explicado que, por ejemplo, «es posible que algunos trabajadores que podrían haber encontrado un empleo con el anterior salario mínimo, ahora lo tengan más difícil». Es una de las consideraciones que maneja el organismo, aunque este responsable ha reconocido que «aún es pronto» para realizar un análisis «riguroso» de las consecuencias del alza de esta retribución mínima establecida por ley, y cuyo incremento del 22,3% «nunca antes se había visto en nuestra economía», ha indicado Arce.

En su intervención, apenas tres días después de que la secretaria de Estado de Empleo, Yolanda Valedeolivas, pidiera una rectificación al presentar los datos de paro de mayo, ha recordado que los registros positivos de empleo que derivan de los primeros meses del año no tienen por qué suponer una derivada directa del nuevo SMI. «No necesariamente», ha afirmado, son buenos o malos, según ha explicado al indicar que no será hasta que no dispongan de datos mucho más concretos a lo largo de los próximos meses. Las consideraciones realizadas hasta ahora se realizaron con datos de 2017 por lo que no tiene por qué ser «tan precisas» ahora. Por eso, el Banco de España «no ha variado sustancialmente la visión» que tienen sobre este asunto. «Tendrá impacto negativo por el efecto moderador que supone el incremento de los costes laborales» para la empresa y su menor disposición a realizar nuevas contrataciones.

En cualquier caso, las previsiones macroeconómicas del supervisor estiman que durante los próximos meses siga reduciéndose el desempleo en paralelo al crecimiento que registre el conjunto de la economía. Para el Banco de España, la tasa de paro se situará por debajo del 14% a finales de este año y en niveles inferiores al 12% cuando culmine el año 2021. Óscar Arce ha reconocido la sorpresa que causa entre los analistas el hecho de que el incremento de los salarios -que se sitúa en el entorno del 2%- esté provocando un recorte en los márgenes de las empresas, cuyas cuentas anuales están «absorbiendo» ese mayor coste, que sigue sin trasladarse a los precios en el mercado.

El dinamismo económico que está registrando España ha llevado al supervisor a mejorar sus propias previsiones de cara a final de año. El Banco de España estima ahora que el PIB crecerá un 2,4% en 2019, frente al 2,2% previsto en sus cálculos hechos públicos hace apenas tres meses. Es lo que Óscar Arce denomina como una «revisión moderada». Serán, eso sí, dos décimas menos de lo que mejoró en 2018. Para 2020 y 2021, sí se mantienen las expectativas calculadas hasta ahora con un alza económica del 1,9% y del 1,7%, respectivamente.

El crecimiento del PIB en 2019 se atribuye casi exclusivamente al buen comportamiento de la economía en el arranque del año, con una «fuerza mayor de la esperada», según el supervisor. En el primer trimestre, creció un 0,7% y, con los datos del actual periodo, se espera que el ritmo de ese alza se sitúe en el 0,6% entre abril y junio.

Por otra parte, el supervisor aún se encuentra a la espera de la formación de un nuevo gobierno y de las políticas económicas que pueda poner en marcha. De hecho, no ha tenido en cuenta para sus previsiones el documento remitido a la Comisión Europea el día después de las elecciones generales, al incluir subidas de impuestos que, por ahora, no están aprobadas formalmente. Lo que sí espera el Banco de España es que este año el déficit público baje una décima hasta el 2,4% del PIB, y que proseguirá ese camino hasta el 1,8% en 2020 y el 1,6% en 2021. En lo relativo a la deuda pública, no espera que baje del suelo del 90% durante los tres próximos años, aunque se irá reduciendo poco a poco.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Ataúd

Casado no ve que haya bloqueo y urge a Sánchez que forme gobierno: «Que el tacticismo dé paso a la gobernabilidad»